Un amplio lugar junto a la piscina y las palmeras: ese era el espacio libre que el PH Costa Esmeralda poseía y que sus responsables deseaban dedicar solo a los niños.

El PH se halla en Costa Sur, Panamá. Aquí te contamos sobre el parque infantil, el columpio y la cancha de fútbol que –para ese ámbito– proyectamos e instalamos.

El parque infantil y el juego libre

Los propietarios del PH Costa Esmeralda buscaban crear un entorno de juegos infantiles exclusivo, que les brindara a los pequeños momentos de ocio y diversión, y mucha seguridad.

Con ese objetivo se comunicaron con nosotros e iniciamos un fértil intercambio de ideas. Buscamos adaptarnos estrictamente a lo que necesitaban, sin que nada sobrara ni faltara. Y así, poco a poco, llegamos a una propuesta que les atrajo.

La propuesta consistió en la instalación de un parque infantil, un columpio triple, un piso de seguridad de caucho yuna  cancha de fútbol para niños.

Con colores vibrantes y alegres, el parque infantil consta de 2 plataformas cuadradas, 3 toboganes –1 doble recto, 1 curvo y 1 simple recto–, 1 panel XO, 1 escalerilla convencional, 1 trepador vertical y 1 trepador del tipo rocódromo. Además, en la parte superior presenta flores y hojas de grandes dimensiones.

Como sucede con todo parque infantil, lo que se busca es que se convierta en un punto focal de la zona al aire libre.

Por la configuración del parque, el niño tiene la libertad de efectuar múltiples combinaciones para encontrar –día tras día– nuevas aventuras y desafíos en el juego.

Carl Honoré, el creador del movimiento “slow”, dice: “El juego verdadero es espontáneo, incierto: nunca se sabe a dónde va a llevar. No consiste en ganar o perder, ni en alcanzar un objetivo o hito”.

Un columpio y una cancha, junto al parque infantil

Por otro lado, se instaló un columpio triple, con 2 asientos para niños grandes y 1 para los que están comenzando a caminar.

Con el fin de sumarle seguridad a ese espacio lúdico, se colocó un piso de caucho blando, de colores llamativos para que se adecuen a ese entorno de alegría y vivacidad.

Es importante destacar que las distintas partes del parque y del columpio no se calientan por los rayos del sol. De modo que ambos pueden utilizare a toda hora y sin límites.

Junto con ello, los materiales empleados resisten bien el desgaste producido por la luz natural intensa, por el agua de la lluvia y por el viento. Así mismo, la cancha fue pensada para los numerosos fans de ese deporte, desde los 6 años.

La idea que se encuentra detrás de este proyecto es que cada niño encuentre allí un ámbito de ocio y, muy importante, de escape del sedentarismo. Es decir: un lugar que genere ganas de salir de las pantallas –la tablet, el teléfono móvil, la computadora, la notebook, el televisor–. Hoy, equilibrar las actividades puertas adentro y puertas afuera, es vital para el sano crecimiento de los pequeños.